jueves, 7 de febrero de 2013

Caja de bombones red velvet



La semana pasada complió años mi amiga Cristina. Era su 40 cumpleaños, así que quise hacerle una tarta muy especial. Es una apasionada del chocolate, así que decidí hacerle una caja de bombones. Va a ser una entrada bastante larga, porque llevamos 4 recetas en 1:
-Los bombones
-El bizcocho red velvet
-El relleno de nata y queso
-El montaje de la caja de bombones


Empezamos por los bombones, que se pueden hacer 2 o 3 días antes:

He hecho bombones de tres sabores: chocolate blanco, chocolate con leche y chocolate negro. No he podido rellenarlos con ganaché ni praliné porque se me iba a complicar demasiado la tarta, pero otra vez será…
Picamos en trocitos pequeños cada tipo de chocolate y lo metemos en una manga pastelera desechable, y las cerramos bien.

Ponemos una cacerola con agua al fuego, hasta que el fondo de la cacerola esté totalmente cubierto de burbujitas, pero justo antes que empiece a hervir. Apagamos el fuego e introducimos en la cacerola las mangas pasteleras, con mucho cuidado para que no entre nada de agua en ninguna de ellas.

Las vamos masajeando de vez en cuando para que todo el chocolate se derrita de forma uniforme.

Una vez derretidos los chocolates por completo, los dejamos reposar un poco para que se temple algo el chocolate.

Llenamos los moldes de bombones, dejando caer el molde sobre la mesa varias veces para hacer desaparecer las burbujas que pudiera tener.

Si es necesario, con una espátula larga de pastelero repasamos la superficie para eliminar el sobrante de chocolate que pudiera haber y que así queden bien lisitos los bombones por la base.

Los metemos en el frigorífico para que el chocolate endurezca, teniendo la precaución de no tenerlos demasiado tiempo el chocolate sin tapar porque éste toma olores y sabores rápidamente en el frigorífico.
Desmoldamos apretando ligeramente el molde y los guardamos en el Frigo en un recipiente hermético bien cerrado (incluso envuelto por fuera en papel film para aislarlo de olores lo más posible)

En este caso, he pintado con un poquito de colorante comestible de color dorado algunos detalles de los bolsos, zapatos, botes de perfume...


Bizcocho Red velvet  (terciopelo rojo)
Ingredientes:
250 gr de harina de repostería
15 gr de cacao en polvo
1 cucharadita de levadura Royal
¼ de cucharadita de sal
120 gr de mantequilla
300 gr de azúcar
2 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla
240 gr de buttermilk
2 cucharadas de colorante rojo en gel
1 cucharadita de vinagre de manzana
1 cucharadita de bicarbonato

Lo primero que vamos a hacer es tamizar los “ingredientes secos”: ponemos en el vaso de la Thermomix la harina, el cacao, la cucharadita de levadura y el ¼ de cucharadita de sal. Removemos 10 seg a velocidad 6. Reservamos.

Ponemos en el vaso la mantequilla, y programamos 30 seg, vel 3.

Incorporamos el azúcar y lo removemos 3 min, vel 3.

Añadimos la vainilla y 1 huevo, y removemos a vel 3 hasta que está completamente integrado.

Agregamos el segundo huevo y seguimos removiendo a vel 3 hasta que se integre también.

En un recipiente aparte, mezclamos el buttermilk con las 2 cucharadas de colorante rojo, y lo removemos bien.

Ahora mismo tenemos 3 preparaciones por separado:
-En la Thermomix la mezcla de mantequilla y azúcar junto con la vainilla y los huevos
-Los ingredientes secos: harina, cacao, levadura y sal tamizados
-Los ingredientes húmedos: buttermilk con colorante

Lo que tenemos que hacer es agregar a la TMX los ingredientes secos en 3 veces, alternándolos con los ingredientes húmedos que los añadiremos en 2 veces, es decir, empezamos y terminamos por los ingredientes secos. Lo vamos mezclando el tiempo necesario a vel 3-4.

Ya sólo nos queda agregar  el bicarbonato y el vinagre. Los mezclamos en un cuenquito (vemos que enseguida empiezan a espumar) y se lo agregamos inmediatamente a la Thermomix, mezclando unos segundos a velocidad 3-4.
Ponemos en el molde elegido:
 Horneamos a 175º unos 30-40 minutos, hasta que al pinchar con una aguja salga limpia.

Dejar enfriar el moldes sobre una rejilla durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo sacaremos el bizcocho del molde y los dejaremos enfriar.

Si lo hacemos el día de antes, lo envolveremos completamente en papel film y lo guardaremos en la nevera hasta el día siguiente (hay quien piensa que esto es muy recomendable hacerlo para que se asiente el sabor y la textura del bizcocho)


Relleno de nata y queso:
He usado la misma cobertura que utilicé en la tarta rosa de rosas rosas, aunque sin añadir colorante rosa y reduciendo las medidas, porque en este caso necesitaba bastante menos cantidad:
 
200 gr de nata para montar
150 gr de queso Philadelphia
125 gr de queso mascarpone
70 gr de azúcar glas
½ cucharadita de extracto de vainilla


Montamos la nata + una cucharada de Philadelpia, con la mariposa al 3 1/2 hasta que suene a montada. Reservamos.

Mezclamos el resto de queso Philadelpia, el mascarpone, al azúcar glas y la vainilla: 20 seg, vel 4
Ponemos esta crema de queso sobre la nata que teníamos reservada y mezclamos con moviemientos envolventes. 
Lo metemos en una manga pastelera desechable y lo dejamos enfriar en la nevera.







Montaje de la caja de bombones:
Lo primero que tenemos que hacer es partir el bizcocho en tres capas con una lira.

Tenemos que rellenar las capas con la crema de nata y queso . Para ello es conveniente cortar 3 titas anchas de papel de horno para colocarlas debajo y alrededor del bizcocho, cubriendo el recipiente en que vamos a presentar la tarta para que no se manche.

Rellenamos entre capa y capa con la cobertura de nata y queso. Cubrimos también la superficie con la nata con queso, aunque con mucha menos cantidad que lo haríamos en una red velvet normal, porque al ir cubierta en este caso con fondant no podemos poner mucha cantidad para que no transmita mucha humedad. Debemos dejar la superficie lo más lisa posible, y meterla un rato en el frigorífico para que se solidifique más.

Mientras tanto, vamos a preparar el fondant. En esta ocasión, al necesitarlo todo de color rojo, he optado por comprarlo directamente coloreado, porque el fondant rojo y el negro son los más difíciles de conseguir, ya que al tener que añadir tanta cantidad de colorante alteramos la textura del fondant y se maneja con mayor dificultad. He usado este, de la marca Funcakes (he necesitado unos 600 gr):

Lo amasamos un poco con las manos para que coja temperatura y se estire con más facilidad. Lo estiramos hasta el tamaño que necesitemos (lo he medido con el molde en el que he hecho el bizcocho red velvet). Lo enrollamos hacia nosotros en el rodillo.

Colocamos el fondant, desenrollandolo sobre el bizcocho. Alisamos bien la superficie y los laterales. 
Recortamos el sobrante, dejando casi 1 cm de más alrededor. Lo remetemos bien.

Estiramos otra tira larga que colocaremos alrededor del bizcocho para simular una caja. En mi caso, he necesitado una tira de 7 cm de ancho, para que sobresalga un poco por la parte de arriba. La pegamos a la tarta (he usado un poco de leche condensada para hacerlo).

Ponemos los papelillos de trufa sobre la tarta, para ver cuántos necesitamos (en i caso, 23).

Le ponemos una pizquita de leche condensada a cada uno en la base, y los colocamos sobre la tarta para que queden pegados.

Colocamos los bombones en los papelillos. ¡Y lista!

Aquí podéis ver unas fotos del corte:


24 comentarios:

  1. Que pasada de tartitas!Voy a probar hacer tus bombones,:):)Eres una artista!Besos

    ResponderEliminar
  2. En fin...es que no se que decirte Mavi.
    La tarta es una verdadera obra de arte, se nota tanta delicadeza y cariño en ella, de verdad...es preciosa. Felicidades y a ti y por supuesto a la cumpleañera, por cumplir 40 y por tener una amiga como tú.

    La red velvet es una de mis tartas favoritas, y la has dejado tan bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Ana María!
      He disfrutado muchísimo haciendo esta tarta, y es que la cumpleañera se la merecía.
      A mi también me encanta la red velvet, y aunque Cristina es más de chocolate, esta cajita me parecía mucho más bonita así. Tuvo que conformarse con los bombones...
      Besitos.

      Eliminar
  3. menudo trabajo! pero valio la pena ha quedado una tarta fantastica, seguro que cristina se quedo sin palabras al verla!! me gusto mucho el paso a paso, bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Viví! La verdad es que tenía trabajo, pero ya dicen que sarna con gusto no pica...
      Besitos.

      Eliminar
  4. Menuda tarta,te ha quedado perfecta,todo un capricho.Por cierto el truco de fundir el chocolate en las mangas me ha gustado mucho.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mónica! Lo de fundir así el chocolate lo aprendí en la escuela de cocina a la que asisto habitualmente. Para hacer bombones es muy cómodo, y si el chocolate se enfría demasiado volvemos a calentar en el agua (dejando la puntita fuera, claro).
      Saluditos.

      Eliminar
  5. Que preciosidad de tarta y que bombones más ricos, esta caja de bombones es muy original y se puede comer hasta la caja jejeje cosa que los comprados hay que tirar la caja o guardarla jejeje.

    Besitos Nesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nesa!
      Solo haya que quitar los papelillos de los bombones, que el resto se come todo... Pero aquí de recuerdo sólo queda la foto, no puedes guardar la caja.
      Besitos.

      Eliminar
  6. Hola soy al del cumpleaños. Quiero agradecer a Mavi el fabuloso regalo en forma de caja de bombones, comestible, toda ella. Aparte de bonita os digo que estaba buenisima, no quedo nada. Me encantó. Se el trabajazo que tiene y lo laboriosa que es. Tambien se que la hizo con todo el cariño del mundo, asi que mil millones de gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Cristina! Es que 40 no se cumplen todos los días...
      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  7. Maaaadre mia, que currada y que pintaza tiene!!!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno, un 10!!!! y muchas gracias por compartir con todo el mundo tu receta tan rica. Te quería preguntar que es el buttermilk, no lo conozco y donde podría encontrarlo, y donde puedo encontrar el foundant ya hecho, gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Carolina!
      El buttermilk originariamente era el suero obtenido tras batir la nata para convertirla en mantequilla. En la actualidad se trata de
      leche desnatada fermentada con un tipo de bacterias.
      En repostería se usa frecuentemente para aumentar la esponjosidad y mejorar el sabor en bollería o bizcochos.
      No en todos sitios se encuentra facilmente. Aquí en Granada lo suelo comprar en un Lidl concreto que hay junto al Palacio de Deportes, aunque ni siquiera allí lo tienen siempre.
      Si no lo encuentras, también lo puedes hacer en plan casero:
      En un vaso (250 ml) ponemos leche desnatada o semidesnatada (mejor tibia) y añadimos 1 cucharada de zumo de limón. Removemos y lo dejamos reposar durante unos 10-15 minutos a temperatura ambiente, hasta que tenga la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido. Ésta es la textura que queremos obtener. La removemos y ya podemos utilizarla directamente, sin colar ni nada.
      El fondant lo puedes encontrar en cualquier tienda de repostería especializada. Si no hay ninguna donde vives, hay numerosas tiendas online que te la llevarían a casa directamente.
      Espero haberte servido de ayuda.
      Saluditos.

      Eliminar
  9. Bueno bueno, qué regalo tan precioso¡¡ te ha quedado una tarta muy original y se nota que está hecha con todo el cariño del mundo, estos son esos regalos que no tienen precio.

    Un saludito

    ResponderEliminar
  10. Cada vez que veo chocolate blanco en una manga pastelera me acuerdo de aquel día en clase (creo que era un taller de tartas) donde se cortó y algunos llegamos a la conclusión de que estaba más bueno que el fondant y total, parecía plastilina igual :P Era una guarrada pero estaba bueno...

    Vaya currazo, me alegro de que a tu amiga le haya gustado porque le has echado bastante amor y horas. Por cierto, me encanta ese molde de tabletitas, qué chulo!

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo perfectamente, y la verdad es que al tañirlo quedó de un azul "sospechoso", pero estaba bien rico. El problema es que eso para cubrir tartas no creo que sea muy manejable...
      A mi también me encantó el molde de tabletitas, tanto que cuando lo vi tuve que adoptarlo y traerlo a casa...
      Besitos.

      Eliminar
  11. Que pasada, está chulísima....y vaya trabajazo que tiene...espero que los que te visiten sepan valorar el trabajo y el buen hacer...porque tiene mucho mérito...

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Ana!
      Es la tarta más elaborada de todas las que he hecho, pero mereció la pena...
      Un besazo.

      Eliminar
  12. ¿cómo he podido perderme esta caja y sus bombones?
    ¡maravilloso!
    Qué artistas. Por cierto, enhorabuena por tu premio de los bombones con aove. ¿qué receta has utilizado para el relleno?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, Mª Ángeles, pero con todo el lío de GastroAOVE se me ha ido el santo al cielo...
      Muchas gracias por tus elogios, y gracias también por la felicitación. El relleno de los bombones es una gominola de AOVE. En cuanto pueda los publico.
      Un besazo.

      Eliminar